Todo lo que hay que saber sobre las placas de yeso laminado

Las placas de yeso laminado además de tener unos precios muy asequibles son la solución perfecta para el revestimiento de techos, de paredes y de tabiques, garantizando tu comodidad. No en vano, es uno de los materiales más utilizados en el mundo de la construcción.

Ventajas de las placas de yeso laminado

Generalmente, las placas de yeso laminado se emplean para revestir interiores tanto de tabiques, como de techos y paredes y en la mayor parte de los edificios comerciales y públicos. Pero también se usa en viviendas particulares y en cualquier otro tipo de construcción. Este material se popularizó a mediados del siglo XX y desde entonces se ha ganado el primer puesto en el revestimiento de los edificios.

Las placas de yeso se encuentran formadas por un núcleo semihidratado de sulfato de calcio, es decir, el propio yeso, que a su vez se encuentra recubierto en las dos caras por cartón. Esta combinación ofrece varias ventajas como, por ejemplo, la protección ante el fuego, el aislamiento térmico, el aislamiento acústico y la capacidad de evitar humedades.

Pero para todo esto, es fundamental que la instalación y el ensamblaje de este tipo de placas de yeso sea correcta. Para eso hay que cerciorarse de que no existe ningún espacio ni pequeñas fisuras entre las placas. Por lógica, cuanto más gruesa sea la placa que se utilice, mayor va a ser la resistencia tanto al fuego, como a las humedades y a los aislamientos.