Tipos de ladrillos que existen

El ladrillo, también conocido como tocho, es una pieza de cerámica que se presenta en las dimensiones adecuadas para poder ser colocadas simplemente con una mano, algo que facilita mucho el trabajo del operario. Se trata de un material de construcción en Palma de Mallorca muy utilizado y como es lógico, existen muchas variedades del mismo.

Distintas variedades de ladrillo

El tipo de ladrillo más conocido es el ladrillo perforado. Se presenta con perforaciones en su superficie que ocupan más del 10% de la misma. El ladrillo macizo, al contrario, tienen menos de un 10% de perforaciones y son perfectos para levantar muros sin llagas. El ladrillo manual o tejar se asemejan a los ladrillos antiguos de fabricación artesanal. Su apariencia es bastante tosca y sus caras son rugosas.

El ladrillo aplantillado es aquel que cuenta con un perfil curvo, de tal manera que, en el momento de colocar una hilada de este material, forman una moldura corrida. El ladrillo hueco es el que tiene perforaciones en su canto para conseguir reducir tanto el peso como el volumen, facilitando de esta manera su manejo y su corte. Pueden ser de hueco simple que solamente tienen una hilera de perforaciones, de hueco doble con dos hileras y de hueco triple con tres hileras de perforaciones.

En el mercado también existe el ladrillo refractario que se utiliza para colocarlos en lugares en los que tienen que soportar temperaturas muy elevadas como por ejemplo una chimenea o un horno. Para exteriores se usa normalmente el ladrillo caravista, ya que tienen un acabado especial.